Home / Comunicación / El Comunicador Popular (de Mario Kaplun)

El Comunicador Popular (de Mario Kaplun)

feat_kaplunPARA QUIEN ES ESTE LIBRO y para qué puede servirles

1.- Para los que hacen (o quieren hacer) comunicación popular.

  • Por toda América Latina, se están multiplicando los PERIÓDICOS POPULARES. Grupos de barrios, de pueblos, de aldeas, sacan esos pequeños periódicos, modestos y sencillos, que buscan informar a la comunidad, movilizarla, organizarla… Las organizaciones populares (cooperativas, sindicatos, juntas vecinales, movimientos juveniles, de mujeres, de trabajadores, culturales, ecológicos, comunidades cristianas de base, etc.) editan sus periódicos, sus boletines…
  • También surgen núcleos de TEATRO POPULAR, que tratan de expresar en sus obras los problemas, los derechos, las luchas, las aspiraciones y las alegrías del pueblo para que éste piense, discuta, actúe…
  • Hay grupos que consiguen un espacio en una emisora y lanzan su PROGRAMA POPULAR DE RADIO… Otros usan sencillamente ALTOPARLANTES y emiten su mensaje en la plaza, la feria, el mercado…
  • Están los que usan el AUDIOVISUAL, los montajes de diapositivas para devolver al barrio una visión de su propia realidad y llamarlo a la lucha, a la participación…
  • Y podríamos agregar todavía los que crean CARTELERAS, HISTORIETAS, AFICHES, FOLLETOS, TÍTERES, CASSETTES, PERIÓDICOS MURALES… En fin, los medios son muchos.

Todos ellos están, de una u otra manera, haciendo COMUNICACIÓN POPULAR. Una comunicación liberadora, transformadora, que tiene al pueblo como generador y protagonista.

(…)

2.- A los que quieren capacitar a grupos populares de comunicación.

Hay muchos centros que están asumiendo la útil y positiva tarea de capacitar a los grupos populares, mediante cursos y talleres, para producir sus medios comunitarios. Están surgiendo formádores, orientadores, facilitadores, promotores de comunicación popular.

Para esa labor formativa, podrán hallar un buen instrumento en este libro, que reúne en forma práctica elementos esenciales de la comunicación que conviene que ellos manejen y den a conocer.

A fin de facilitarles esa transmisión, al final de cada capítulo se incluyen sugerencias didácticas (ejemplos, actividades, dinámicas, ejercicios, ilustraciones) para trabapr esos temas en un curso o un taller.

3 .- Los Signos Compartidos

El joven profesor y periodista estaba entusiasmado: la central obrera le había pedido que diera un curso de Historia Política a los dirigentes sindicales de la organización. Preparó su clase introductoria con gran dedicación. Explicaría en ella, en la forma más clara y sencilla posible, la incidencia del imperialismo como factor clave para comprender la historia política del país.

Durante la clase, todo pareció ir bien. En la sala reinaba un profundo silencio; mirando a su nutrido auditorio, el disertante veía rostros atentos, pendientes de su palabra.

Al terminar, invitó a hacer preguntas y a pedirle aclaraciones sobre cualquier duda que pudiera haber quedado. Total silencio: nadie preguntó nada. “Prueba de que he logrado ser claro -se dijo satisfecho—: todos me han seguido y comprendido”. Dio, pues, por concluida la clase y se despidió hasta la siguiente.

Ya en los corrillos, en un ambiente de mayor confianza, un grupo menos cohibido que el resto se animó a acercársele y preguntarle: Por favor, compañero, ¿qué es “imperialismo”?

Consternado, el joven profesor comenzó a sospechar que, si al final de la clase nadie había preguntado nada, era porque no habían entendido ni siquiera lo suficiente como para poder precisar preguntas concretas…

4. Selección, combinación y manipulación

Es probable que el pasaje anterior haya suscitado en no pocos lectores objeciones e interrogantes:

  • Si, como se ha afirmado, para construir un mensaje tiene que haber siempre un proceso de selección y combinación, ¿cómo se garantiza la objetividad de ese comunicador que selecciona y combina?
  • ¿Quién decide qué es lo “principal” a mantener y lo “secundario” a eliminar?
  • Puesto que en esa selección y esa combinación el comunicador inevitablemente ya estará interviniento, interpretando, escogiendo de acuerdo con su propia óptica y su visión personal, ¿tal proceso de intervención no equivale a eso que solemos llamar manipulación?
  • ¿Al legitimar los procesos de selección y combinación, ¿no estamos reproduciendo los mismos mecanismos de los medios masivos e introduciendo inadvertidamente en la comunicación popular esa manipulación que tanto criticamos y rechazamos en aquéllos?
  • En efecto, cuando oímos: hablar de “selección” y “combinación” se apodera de muchos de nosotros algo así como una sospecha, como el temor de caer en una trampa; y nos surge casi de inmediato la asociación con “manipulación”.

Para quienes se interesen por esta cuestión, creemos conveniente ahondar un poco en ella. Por la experiencia de nuestros talleres, sabemos que es un aspecto polémico, conflictivo, que se plantea muy a menudo entre quienes trabajan en comunicación popular y sobre el cual no existe siempre la necesaria claridad, dando lugar así a malentendidos, confusiones y hasta a verdaderos bloqueos. Esperamos que los siguientes aspectos y reflexiones contribuyan a esclarecer la cuestión; y, adicionalmente, a precisar conceptos tales como “manipulación”, “mentira”, “objetividad” y otros. (Los demás lectores podrán, si así lo prefieren, pasar por alto estas páginas).

Descargar “El Comunicador Popular” – 1a Parte (PDF) Descargar “El Comunicador Popular” – 2a Parte (PDF) Descargar “El Comunicador Popular” – 3a Parte (PDF) Descargar “El Comunicador Popular” – 4a Parte (PDF) Descargar “El Comunicador Popular” – 5a Parte (PDF)

Scroll To Top