Home / Opinión / VENEZUELA, NO INVOCO TU NOMBRE EN VANO.(por Jorge G. Péfaur)

VENEZUELA, NO INVOCO TU NOMBRE EN VANO.(por Jorge G. Péfaur)

 

maduroNota: Este artículo fue publicado en el año 2014, poco ha cambiado la situación, algunos actores nuevos, Trump, los 12 del Grupo de Lima,los “perritos falderos del imperio”,mas  otros siniestros personajes.

VENEZUELA, NO INVOCO TU NOMBRE EN VANO.
Algunos elementos a tomar en cuenta cuando analizamos la situación de Venezuela hoy en día.
Primero que nada, un hecho de la causa: Venezuela es el país con las reservas petroleras más grandes del mundo, después de adueñarse Irak y Libia, los EE.UU. vienen por el petróleo venezolano.
También debemos tomar en cuenta lo que nos dice la historia respecto a situaciones similares a éstas en nuestra América.
El derrocamiento de Jacobo Arbenz en Guatemala en 1954 apoyado por EE.UU., igual al del general Francisco Alberto Caamaño en Santo Domingo, el general nacionalista peruano Velasco Alvarado en Perú -quién nacionalizó las empresas petroleras que estaban en manos norteamericanas- y Salvador Allende en Chile, todos tienen un denominador común: fueron acciones contra gobiernos que de una u otra forma reivindicaban el derecho de los pueblos a ser dueños de su propio destino y disponer de sus riquezas básicas en su propio beneficio.
En todos estos casos se levantaron -de acuerdo a los medios de prensa de esas épocas- campañas de prensa para demonizar a los presidentes y sus gobiernos. En el caso de Jacobo Arbenz, por ejemplo, desde la embajada de EE.UU. se colocaron hacia la calle enormes parlantes para difundir grabaciones falsas que daban cuenta de aviones bombardeando el Palacio Presidencial, como una forma de desmoralizar a las fuerzas partidarias del presidente.
No podemos analizar lo que pasa hoy en Venezuela, si no tomamos en cuenta la historia de las intervenciones yanquis en lo que ellos llaman “su patio trasero”. La campaña mediática contra el gobierno de Nicolás Maduro nadie la puede negar, está a la vista de todos. En las redes sociales se miente, se tergiversa, se engaña y se va construyendo la idea fuerza: en Venezuela hay una dictadura y los que la adversan son un “pueblo subyugado y que sólo quiere su libertad”.
¿Recuerdan Uds. las campañas del terror contra Allende? Desde antes de su elección la agencia de publicidad Andalién jugó su tenebroso papel elaborando y difundiendo tétricos afiches de propaganda sucia (por ejemplo: los tanques rusos entrando en la Moneda). Después de la elección de Allende todos recordamos la brutal campaña en su contra digitada desde EE.UU.: desabastecimiento de productos básicos, falta de repuestos para la gran minería, etc. Era obvio el por qué de todo eso: Allende había logrado nacionalizar el Cobre.
En Venezuela está en curso un golpe de estado, nadie puede negar eso. Ahí están todas las acciones para lograr tal objetivo: las guarimbas*, los atentados contra los edificios públicos y los metro-bus, la muerte de dos motorizados víctimas de los cables que cruzan en las calles o el aceite que derraman en la calzada, igual que los asaltos a camiones con combustible, con balones de gas. Si estos fascistas llegaran a tener éxito, sería el comienzo de una negra noche para nuestros hermanos venezolanos. El fascismo aplastaría y aniquilaría al pueblo de Venezuela, y tratarían de no dejar piedra sobre piedra del legado de Chávez. Las violaciones a los derechos humanos no tendrían límites ni éticos ni legales.
Entonces hoy asombra y deja perplejo ver a muchos atacar a la revolución Bolivariana. Todos detrás de una renovada cruzada y en santa alianza con los EE.UU, y toda la cofradía de derechistas del continente americano y del mundo, “dolidos, compungidos, desolados, preocupados” -al decir de ellos- por la democracia, por la libertad y por los derechos humanos de los venezolanos. Hipócritas ayer e hipócritas hoy.
Pero lo que más llama la atención son los que aquí en Chile se las dan de libres pensadores, de “intelectuales progres”, que santurronamente hoy pontifican y claman por los derechos humanos en Venezuela, acusan al Gobierno Bolivariano de todos los males, mientras los opositores para ellos son blancas palomas. Se enredan en profundas disquisiciones y enunciados sobre los derechos humanos, que la carta de las Naciones Unidas, que el pacto de San José, etc. Me los imagino en el Gobierno de Allende defendiendo a los “pobres estudiantes” liderados por Allamand, o defendiendo a los “heroicos mineros” de El Teniente, punta de lanza de la asonada fascista contra la Unidad Popular, o apoyando la declaración de la Cámara de Diputados que declaró inconstitucional al Gobierno Popular, para así darle un soporte de legalidad al Golpe. Y no ven o no quieren ver que bajo sus narices se está llevando a cabo una intentona golpista que si fructifica, significará el aniquilamiento absoluto de los derechos humanos en Venezuela.
Si alguien, en Venezuela, está hoy defendiendo los derechos humanos de su pueblo, no es otro que el Gobierno Bolivariano y su Presidente Nicolás Maduro.
Conociendo al pueblo venezolano no me cabe duda que saldrán triunfantes de esta asonada golpista, diez años viviendo junto a ellos me permitieron conocerlos, saber de su solidaridad con nuestro Chile y con los miles de chilenos que se avecindaron en la patria de Bolívar.
Y los fascistas y sus cómplices están notificados por el bravo pueblo venezolano, como dicen los llaneros “a comprarse alpargatas que lo que viene es joropo”.
Jorge G. Péfaur
* Guarimba: dícese de los desórdenes callejeros protagonizados cíclicamente en Venezuela promovidos por los golpistas y enemigos de la revolución.

Fuente:http://sitiocero.net/2014/02/venezuela-viento-libre/

Scroll To Top